Animals

A través del Atelier Zündel Cristea  en su divertida locura de proyectos saltarines y curvilíneos, y después de la vorágine de las ultimas semanas, apetece re-escuchar el primer álbum que me compre en formato vinilo. Fabricas y cerdos me acompañan siempre en mis viajes entre trapos para evitar su rotura así como las ganas de reventar la imagen industrial desde el análisis de un nene chico.

Londres es una ciudad histórica llena de iconos arquitectónicos reconocidos internacionalmente. El estudio asentado en Paris “atelier Zündel Cristea” (AZC) acaba de ganar la competencia para transformar la central eléctrica de Battersea en un museo. El edificio de 80 años de edad, fuera de servicio, se encuentra en la orilla sur del río Támesis, rodeado de una mezcla dinámica de las tipologías residenciales, industriales y de oficinas, la orilla del río, una estación de tren y un parque cercano.

Construido entre 1930 y 1955, el diseño de estilo victoriano es un excelente ejemplo de interiores art-déco, construido con marcos de acero, revestimiento de ladrillos y cuatro chimeneas de hormigón que se elevan 103 metros sobre el suelo. La planta de energía eléctrica de carbón se convertirá en un lugar para la exhibición de la arquitectura desde la Edad Media hasta la época contemporánea. Los arquitectos se acercaron al proyecto mediante el análisis de la función del arquetipo de “museo” en una sociedad, especialmente con respecto a lo que supone un espacio de “diversión”

[Not a valid template]

Para todos los grupos de edad. la idea de “diversión” es por supuesto un concepto relativamente calificables que cambia drásticamente con la edad, y el museo debe ser un lugar que atrae a toda la población y no sólo muestra información arquitectónica, sino que también crea un podio desde el que las personas pueden explorar, descubrir, experimentar y compartir, la esencia y el lugar de nacimiento de la cultura. Primero sobre la presencia de los visitantes en sí mismos y sus interacciones, y en segundo lugar sobre la exposición de información.

La característica más notable, por supuesto, es la integración de una montaña rusa, un objeto extraño que transforma la tradicional relación con la estructura, que aborda varios aspectos, a escala humana y proporciona una nueva perspectiva sobre el sitio y la ciudad. El elemento del ‘ferrocarril’ está presente desde la entrada en la propiedad de 61.000 m², delineando un camino que lleva a los visitantes a un viaje dentro y fuera, a través y alrededor de los espacios interiores y exteriores. El resultado es lo que los arquitectos llaman ‘publicar poesía industrial , un ideal de tranquilidad interior modesto para la visualización y la contemplación de los objetos en contraste por un ideal exterior vibrante y animado para el intercambio de ideas y de entretenimiento.

 

 Modestamente yo a Pink Floyd le comía todo el forro de los huevos.

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed